Radio en Vivo
Nuestra Radio Noticias Participar Temas Judaísmo Música Apoye nuestra tarea Our Radio
Envíe su mensaje a: Seguinos en: Sábado, 30 de Agosto de 2014
Frase de sabiduría judía: ''Nadie fabrica un candado sin llave…del mismo modo, D-s no te da problemas sin soluciones''.
ANTERIOR SIGUIENTE TODAS Proximamente Proximamente
6/7/2012
Israel
La vigencia del Talmud a través de la historia
Después de la destrucción de Jerusalem en el primer siglo y la rebelión de Bar Kojba en el segundo siglo d.C., los rabinos que estaban familiarizados con la ley oral eran pocos y se temía que no habría suficientes judíos para transmitir las grandes tradiciones.
Compartir Seguí Fm Jai en Twitter
Compartir
Para solucionar este problema potencial, el Rabí Yehudá Hanasí se dispuso a organizar y registrar la ley oral en forma escrita en 166 d.C. La ley oral, llamada Mishná, fue organizada metódicamente. Antiguamente, si surgía una pregunta en cuanto al día de reposo, se investigaba en todos los cinco libros de la Torá (los primeros cinco libros del Antiguo Testamento), y se reunía las referencias dispersas.

Esto consumía mucho tiempo y no era práctico en un tiempo en que los libros eran raros. Por ende Rabí Yehudá organizó y agrupó todos los pasajes relacionados en secciones temáticas, juntamente con las interpretaciones, opiniones y precedentes que caracterizaban las tradiciones orales. Por tanto la Mishná, la ley oral codificada, consistía de 63 “composiciones” relacionadas a cada aspecto de la vida judía.

Para ilustrar las diferencias en los tipos de ley, contrastó estos pasajes de la Torá y la Mishná. La Torá declara: “No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo”.

Esto se practicaba en una forma literal por siglos, los judíos probablemente se sentaban en el frío y la oscuridad desde el viernes en la tarde hasta el sábado en la tarde, hasta que los escribas y fariseos llegaron con sus nuevas interpretaciones.

Estos hombres eruditos declararon que era aceptable tener luces el sábado, siempre y cuando se encendieran antes que el sábado comenzara y no se las tocara hasta que el sábado terminara.

Esta interpretación causó toda clase de regulaciones pequeñas para prevenir que la gente tocara accidentalmente la lámpara el día sábado.

Una de esas fue la regulación de la Mishná, “No se leerá al lado de la lámpara”-siendo la razón que si se leía cerca de la lámpara, se pudiera tener la tentación de ajustar la luz y por ende violar el mandamiento original.

Posteriormente se desarrolló un grupo de comentario erudito, al que luego se le llamó la Guemará. Se combinó este comentario con la Mishná, y a ambos se le hizo referencia como el Talmud. Existen dos obras que encajan en este apelativo, basados en su lugar de origen: el Talmud Babilónico y el Talmud de Jerusalén.

El último es menos intacto y fue completado alrededor del año 350 d.C., mientras que el primero y más respetado de los dos fue completado en torno al año 550 d.C.

Hoy solamente un manuscrito sobrevive: el manuscrito de Munich de 1342. Estos libros tienen un tamaño tremendo, y contienen alrededor de 6,000 páginas de impresión moderna. Un célebre erudito judío, definió el Talmud de esta manera: “Si imaginamos algo que combina informes legales, reportes rabínicos y notas de un club teológico de debate- completamente oriental, lleno de digresiones, anécdotas, dichos pintorescos, fantasías, leyendas y mucho de esto, desde profanidad, superstición y obscenidad a lo que casi no se pudiera hacer referencia, podemos formarnos una idea general de lo que el Talmud es”.

El Talmud tiene el propósito de conectar las leyes a la vida diaria y dar una instrucción práctica. El Talmud presenta las opiniones de eruditos y sus debates sobre cada tema, sin importar cuán mundanos o inútiles sean. Su propósito fue complementar a la Torá.

Algo fundamental en el Talmud es la suposición que la Mishná es perfecta, dando a este libro de origen humano una santidad casi igual a la de la Biblia. Esto fue necesario para la supervivencia del judaísmo después de la caída de Jerusalén en 70 d.C., ya que gran parte de la ley antigua se relacionaba al Templo. Después que la casa de Dios fue destruida y los judíos fueron esparcidos, esencialmente se tuvo que reescribir el judaísmo.

A pesar de su legalismo detallista, el Talmud ofrece escritos de sabiduría y aprendizaje: “Seas el maldecido, no el que maldice”. “Los soldados luchan, y los reyes son llamados héroes”. “Las pasiones no son completamente malas, porque si no fueran por estas, nadie construyera una casa, se casara con una mujer, engendrara hijos o hiciera algún trabajo”. Una tercera parte del libro consiste de “fábulas ingeniosas y leyendas pintorescas y proverbios graciosos” como los que se mencionan anteriormente, y es la fuente esencial para toda la cultura judía.

Los judíos aceptan el Talmud en muchas maneras diferentes. Una broma antigua dice que si pusiera a diez judíos en un cuarto, obtendría once opiniones diferentes sobre este escrito.

Los judíos ortodoxos básicamente aceptan el Talmud como autoritativo, mientras que los judíos reformados liberales rechazan la mayor parte de su legislación.

Los conservadores se encuentran en algún punto intermedio. Sin embargo, todos los judíos lo aceptan como un conjunto importante de tradición y saber popular.
Buscar en Radio Jai
MÁS NOTICIAS
Israel y Medio Oriente
Panorama Mundial
Caso Amia  |  Antisemitismo
Comunidades
TEMAS DE INTERÉS
Editoriales  |  Entrevistas
Cartas de Lectores  |  Más Radio
Artículos  |  Biografías
PARTICIPE
Su opinión nos interesa
Denuncias  |  Escribir al Director
JUDAÍSMO
Calendario Hebreo  |  Recetas
Literatura  |  Tradición
Radio Jai 96.3 Mhz - Valentín Gómez 2950 3º Piso - (54-11) 4862-1443 - jaicom@radiojai.com.ar
Copyright Radio Jai / 2005 - 2009 / Todos los derechos reservados