Radio en Vivo
Nuestra Radio Noticias Participar Temas Judaísmo Música Apoye nuestra tarea Our Radio
Envíe su mensaje a: Seguinos en: Viernes, 23 de Junio de 2017
 Frangancias Cannon

Frase de la sabiduría judía:"Más de lo que Israel cuidó al Shabat, cuidó el Shabat al pueblo de Israel”Ajad Haam."

ANTERIOR SIGUIENTE TODAS Proximamente Proximamente
20/4/2017
HACIENDO HISTORIA
Una Chispa de Rebelión en el Gueto
El 20 de enero de 1942 en la calle Am Grossen Wansse n° 50/58, se realizó una conferencia anunciando que la misma tenía “un carácter plenipotenciario para la preparación de la solución final de la cuestión judía”. Al concluir la conferencia, los jerarcas nazis tenían una visión completa del proceso de aniquilamiento de los judíos, la “solución final” afectaría estimativamente a once millones de judíos (incluidas Gran Bretaña e Irlanda, que aún no habían sido conquistadas).
Prof. Yehuda Krell
Compartir Seguí Fm Jai en Twitter
Compartir
La maquinaria encargada de poner en práctica el exterminio consistía en operaciones secretas de aniquilación masiva de los judíos se llevarían a cabo en seis campos de extermino situados en Polonia; el envío de judíos a la muerte tomó tal magnitud que hacia finales de 1942, casi todos los judíos de Polonia sabían lo que estaba sucediendo, ya que los guetos comenzaron a vaciarse, y se habían registrado pequeños incidentes en diferentes concentraciones ante las órdenes alemanas de deportación.
En el gueto de Varsovia, la miseria, la desesperación y la muerte destruían el tejido social de los judíos. Los supervisores alemanes pedían a los Judenräte (consejos judíos) dinero y mano de obra esclava judía con la promesa de dejarlos con vida. Los líderes comunitarios no siempre protegían a sus miembros ante las imposiciones más severas o de las exacciones a la que eran sometidos. Los nazis crearon la hostilidad y la confrontación de judíos contra judíos.
Los miembros de los Judenräte se esforzaban en proteger a la comunidad de las imposiciones más severas y trataban de normalizar o encauzar la vida judía bajo las condiciones más adversas. Pero la conducta más usual adoptada por los líderes de los guetos era la de tratar de aplacar a los alemanes por todos los medios, evitar las “provocaciones” y cumplir rápidamente con las órdenes que se les impartía; creían que con el tiempo, el empuje alemán cedería y así podrían evitar la destrucción de la comunidad. Sostenían que la resistencia armada era una opción equivocada, que solo ocasionaría un desastre mayor ante la fuerza abrumadora del enemigo. Pero a medida que los guetos se vaciaban, debido a la muerte por hambre o inanición, por el efecto de enfermedades y epidemias y las diarias deportaciones masivas, comenzaron a tomar fuerza los grupos que demandaban una movilización judía armada contra las fuerzas nazis.
Hasta abril de 1942, el movimiento opositor en el gueto de Varsovia se limitó a la acción verbal y a la resistencia física. El historiador y cronista del gueto de Varsovia, Emmanuel Ringelblum registra en sus documentos que la resistencia era considerada por los dirigentes del Consejo como una provocación a los alemanes, y que la misma ponía en peligro a aquellos judíos que eran demasiado viejos o muy jóvenes, o a los que estaban enfermos o incapacitados para poder defenderse. A medida que circulaba entre la población alarmantes rumores acerca de las deportaciones masivas de varias ciudades, aumentaba la angustia y el pánico.
Las sucesivas redadas del ejército alemán para reunir el número necesario de judíos para deportarlos, alrededor de seis mil por día, obligaban al Judenrat a trabajar en forma intensa y mecánica para satisfacer las demandas nazis. Entre sus obligaciones, debían entregar las listas de niños para enviarlos al exterminio y seleccionar a aquellos judíos aptos para trabajar.
El presidente del Consejo, A. Czerniakow se suicidó el 23 de julio de 1942 por razones de conciencia, al no poder ni querer satisfacer las demandas nazis. Ese mismo día, diez y seis representantes de los movimientos juveniles más importantes se reunieron para organizar la resistencia. El primer intento fracasó, los que exigían la resistencia armada perdieron la votación, se impuso la idea de que los alemanes podrían a lo sumo deportar a sesenta mil judíos, pero no a los trescientos ochenta mil que aún vivían en el gueto. El pensamiento que imperaba era que la reacción armada de los alemanes castigaría con extrema brutalidad a una multitud mayor.

La primera demanda juvenil de un levantamiento fue frenada por las autoridades judías del gueto, pero el camino estaba marcado, en el próximo intento nadie los iba a detener.
Prof. Yehuda Krell
Buscar en Radio Jai
MÁS NOTICIAS
Israel y Medio Oriente
Panorama Mundial
Caso Amia  |  Antisemitismo
Comunidades
TEMAS DE INTERÉS
Editoriales  |  Entrevistas
Cartas de Lectores  |  Más Radio
Artículos  |  Biografías
PARTICIPE
Su opinión nos interesa
Denuncias  |  Escribir al Director
JUDAÍSMO
Calendario Hebreo  |  Recetas
Literatura  |  Tradición
Radio Jai 96.3 Mhz - Valentín Gómez 2950 3º Piso - (54-11) 4862-1443 - produccion@radiojai.com.ar
Copyright Radio Jai / Todos los derechos reservados