Radio en Vivo
Nuestra Radio Noticias Participar Temas Judaísmo Música Apoye nuestra tarea Our Radio
Envíe su mensaje a: Seguinos en: Jueves, 17 de Abril de 2014
Frase de sabiduría judía: ''La paciencia es un árbol de raíz muy amarga, pero de frutos muy dulces''.
ANTERIOR SIGUIENTE TODAS Proximamente Proximamente
20/1/2005
Los judíos y la mafia: la 'Kosher Nostra' Parte II
Hay muchas cosas por las cuales los judíos sentimos un orgullo nacional, como nuestros premios Nobel o las grandes contribuciones a la historia de la humanidad. Pero hay otras que nos causan vergüenza, como los negocios fuera de la ley que sedujeron a algunos de nuestros “buenos muchachos”. Hoy nos permitimos un poquito de perverso placer para contarles algo sobre “La trata de Blancas”.
Compartir Seguí Fm Jai en Twitter
Compartir
Uno de los “negocios” mas importantes de los grupos que vivían fuera de la ley fue la prostitución. La profesión mas vieja del mundo, como se la conoce. Como todo buen negocio creció, se expandió y hasta se exportó.
A finales de los años 1900 y entrando en el S. XX muchos judíos estaban envueltos en lo que se conocía como los anillos de la prostitución mundial. Esto fue reconocido como un problema especial y constituía una gran preocupación de muchos lideres de diferentes comunidades judías del mundo.

Entre 1880 y 1939 existió en la Europa Oriental y Central un trafico internacional de prostitutas que abarcaba diferentes zonas del mundo: Africa del Norte y del Sur, India, China, Japón, Filipinas, Norte y Sudamérica y también entre los diferentes países de Europa.

El poderío económico de estos grupos se hizo tan grande que extendieron sus ramas hasta las principales ciudades de Bulgaria, Grecia, Turquía, Líbano, Egipto, Ceilán y Manchuria.

Al igual que otros guesheftn (negocios), de minoristas pasaron a mayoristas y eran proveedores de varios próstibulos
dispersos por el mundo (¿Qué tal el marketing?), tanto de “Caftanes” ó Rufianes propietarios, judíos o no. Así como la “mercadería” que traficaban, eran muchachas de origen judío o no. Consideramos a todas estas, víctimas del trafico inhumano de la prostitución comercial, pero en este caso nos ocupamos de las muchachas de origen judío.

Aunque usted no lo crea Bobe (abuela) en 1872, por ejemplo, las prostitutas judías en Varsovia eran el 17% de la población conocida dedicada a la prostitución, en Krakovia el 27% y en Vilna el 47%. Mi mamá vino de Vilna a los dos años de edad, esto nunca lo hablé con mi Bobe y mejor no sigo investigando por ese lado porque “ De eso no se habla” (¿Le suena conocido?. Ya vamos a llegar a las pobres Poilishes curves).

Lo curioso del caso es que la mayoría de estas figuras criminales judias del bajo mundo, tanto los rufianes como sus secuaces, aparentemente no mostraban una brecha entre sus actividades diarias y su vida religiosa. Se cuenta que en un Caftan de Varsovia llamado Shilem Letzki se organizó una pequeña sinagoga para la comunidad judía de prostitutas, madamas (Jefas de prostibulos), rufianes y secuaces.

Allí comenzaron los tzures (problemas graves), con los rabinos y las comunidades. Lo que obligó a estas organizaciones a tener templos, asociaciones y hasta cementerios propios.

Y la parte más triste de toda esta historia la constituye el echo de que estos personajes y sus asociados marginales se aprovechaban de la pobreza y las terribles necesidades de algunas familias para reclutar a sus “esclavas”. En muchos casos, mediante engaños muy bien organizados, aparecía un “candidato” para casarse con alguna de las muchachas con la promesa de llevarla a una vida mejor en el nuevo mundo. Incluso se llegaba a simular casamientos en los países donde las llevaban, para luego encontrarse con la triste verdad: solas, sin conocer el idioma y finalmente en la desesperación terminaban por acceder a las presiones del mafioso de turno.

Se cuenta que en Varsovia había entre 16 y 19 burdeles con licencia para trabajar, en los cuales había un numero muy grande de prostitutas judías. Allí se recibían entre 40 a 50 clientes diarios y entre 60 y 70 los días feriados.

En 1905 se produjo una reacción por parte de la respetable comunidad judía de Varsovia, se armaron motines contra los burdeles; 40 casas – legales e ilegales – se reportaron destruidas, 8 personas muertas y 100 heridos.

Por los lares sudamericanos, ya en 1879, treinta y nueve personas de origen judío fueron expulsadas de Brasil por reclutar mujeres para ejercer la prostitución y regentear casas ilegales.
Emigrantes judíos de Rusia, Polonia, Hungría y Rumania se dedicaron al negocio de la prostitución en Río de Janeiro a finales del 1800. Y así nace la figura del Kaftan ó Caftan, el reclutador judío, o el “gancho” como se conociera por estas tierras. También se importaban prostitutas al Uruguay y a Cuba. La mayoría de origen polaco.

Pero, y como no podía ser de otra manera... el ejemplo de organización más grande, conocido en el anillo de la red de prostitución internacional y particularmente poderoso, se dio en Argentina. Podía comenzar en Polonia y seguir en los puertos de las grandes ciudades de Buenos Aires y Rosario.

Los rufianes o caftanes, conocidos aquí como los “Tmeiin” o “T´mein” (impuros en idish), tratantes de blancas, habían llegado entre los primeros inmigrantes judíos a la Argentina y ya se habían hecho conocidos allá por el año 1879.

Cuando llegaron el Weser en 1889 y el Pampa en 1891, barcos con inmigrantes judíos, estos rufianes fueron a reclutar jóvenes bonitas para su negocio.

Fundaron una sociedad muy poderosa bajo la fachada de “Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia”, que luego cambió su nombre por el de “Zvi Migdal” (Nombre de uno de sus directivos). Mandaban un rufián a las aldeas de Polonia, personaje muy bien vestido con toda la presencia del rico comerciante a seducir jóvenes mujeres, organizar la boda o prometer trabajos en América. Con su mejor sonrisa, galantería e interesante humor, era finalmente un “importador” de esclavas.

Se calcula que había en Buenos Aires mas de tres mil “pupilas” entre los diferentes prostibulos ubicados en distintos lugares del país, siendo los más famosos los de la calle Junin, en la Capital Federal. Casi todos ellos con nombres como: El Gato Negro, Las esclavas, La Marita, El Chorizo, Las Perras, etc. Ya nada queda de ellos y tampoco de la sede de la “Migdal “ en la calle Córdoba al 3200.

Estos “señores” vivían una vida de lujo y placeres, con la fachada de negocios en los barrios del Centro y el tradicional barrio del Once y aparecían como respetables miembros de la comunidad, padres ejemplares y correctos esposos. Por supuesto, esto fue hasta que la olla se destapó en 1930, y en ese momento por más poder económico que manejaran no hubo nada que los salve de la marginación de la comunidad judía local, que siempre consideró estas actividades como una mancha negra, y muchos de ellos fueron a parar a la cárcel. Así la organización se desarticulo.

Fueron de gran ayuda las denuncias y declaraciones de algunas mujeres que habían sido las otrora engañadas jóvenes obligadas a ejercer la prostitución. Se conoce particularmente la lucha de Raquel Liberman, una mujer de origen polaco, que pese a las amenazas sufridas tuvo la valentía de denunciar su propia historia y a la organización.

Pensamos en esas jóvenes que al final del día quedaban solas y se reunían solidarizándose y apoyándose unas a otras para sobrevivir. Sabemos que sacaban sus valijas llenas de recuerdos del shtetl (pueblito), de las fotos familiares y que para sobreponerse a tan tremenda situación, con el tiempo también de alguna forma utilizaban su propio Humor Judío para no perder la fortaleza ni las ilusiones.

Muchas de esas mujeres constituyeron luego familias, así como los descendientes de los rufianes, y todos ellos pasaron a ser apellidos conocidos en nuestra comunidad, de lo cual nadie tiene porque avergonzarse.

Y fíjense la paradoja del destino: Muchas de esas jóvenes que fueron engañadas y sometidas, por otro lado fueron salvadas del terrible holocausto que sacudió a Europa, y hoy existe por estas tierras su descendencia por ese sacrificio y jugada de la vida.

“La trata de blancas” se convirtió en un tema de estudio.

Nora Glickman, argentina, escritora, ensayista de fama internacional, autora de obras de teatro., estudió en Israel, Inglaterra y Estados Unidos, país donde finalmente se radicó. Dicta clases en el Queens College de New York. Sus investigaciones sobre de temas judíos latinoamericanos, la llevó a escribir “La Trata de Blancas”, una obra referida al tema que tocamos. En 1984 publicó otra obra, titulada “Una tal Raquel Liberman”, donde puede verse la circunstancia histórica y la lucha por la dignidad humana de la inmigrante polaca.

Recientemente otra compatriota, Mirta Shalom, de conocida trayectoria en las artes y las letras, luego de muchos años de investigación sobre este tema en particular presentó su libro “La Polaca. La historia de Raquel Liberman”.
Es una muy interesante novela histórica donde se destaca el tono costumbrista de la misma, que nos ubica en el Buenos Aires de aquella época, haciéndonos participes de las circunstancias vividas por esta mujer y sus compañeras. Inclusive se ha publicado en un matutino de la capital un articulo mencionando la posibilidad de realizar una película basándose en este libro.

Demás esta decir queridos lectores que estas actividades han sido utilizadas por la prensa antisemita y anti israelí de todo el mundo, para mostrar a los judíos como participes de negocios turbios y la prostitución. No obstante también ha servido, como decimos siempre, para demostrar que “los judíos también somos humanos” y al igual que otras colectividades tenemos gente de toda clase entre nosotros. Es importante entonces la forma en que estos echos se divulgan.

Fue muy conocida en otras épocas la aversión de las bobes hacia las poilishes curves, muchas de las cuales pobres chicas no tenían ninguna intención de serlo. Eso también perteneció a una época en que si a una joven se le conocían varios novios en su haber, pasaba a la categoría de curve.

Y como todo tema escabroso en nuestra querida colectividad, le buscamos la salida o defensa humorística utilizando el pícaro Humor Judío para referirnos al tema. Los dejamos en compañía de algunos chistes de curves y nos encontramos la próxima. Esperemos sus comentarios y chistes

Marcos Sokiransky
jaicom@radiojai.com.ar

Chistes sobre CURVES (del idish: prostitutas...)

Allá por el 1900 un muchachito judío luego de juntar unos ahorros decidió tener su debut sexual. Como se acostumbraba en aquellas épocas se dirigió subrepticiamente por la noche tarde a una casa de citas, donde le habían comentado que trabajaban chicas judías, para sentirse menos culpable (La culpa nos acompaña. El debut hoy en día nada que ver...).
Luego de tener su debut se dirigió muy alegremente hacia la puerta de salida cuando de repente ve entrar a su padre.
- ¡Papá!!! ¿Qué haces acá?
- Y... que sé yo, llegué a casa tarde viste, y me dio no se que despertar a tu mamá.

...

Meyer Weisgal, un compañero y amigo de David Ben-Gurion, muy parecido físicamente al Primer Ministro, le comentó una vez en forma humorística que durante una visita al Reino Unido una joven lo persiguió por una calle de Londres ofreciendo sus servicios tremendamente entusiasmada con la idea de dormir con el Primer Ministro Israelí. Ben-Gurion claramente perturbado estaba interesado solo en una cosa y preguntó: ¿Era una chica judía?.

....

Una vez en un shtetl (pueblito judío) una de las mujeres de vida fácil (¿Qué elegante no?) hizo una oferta : Aquel que llegara a las tres funciones no le cobraría nada. Y se armó la fila. Demás esta decirles que ninguno llegaba a las tres veces consecutivas y todos debían desembolsar sus rublos.
Aparece David y le dice a la prostituta: - Yo hago la prueba, pero por vergüenza debe ser con la luz apagada y tengo que higienizarme cada vez –
- Aceptado – dice la mujer.
Apagan la luz y salen a escena. Cada vez David se levanta a lavarse. Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis veces...
La curve sorprendida prende la luz y ve a otra persona, entonces pregunta:
- ¿Dónde está David? –
A lo que el hombre le contesta: - ¿David? Está afuera cobrando la entrada - .

...

Se encuentran dos señoras de la colectividad.
- ¡Hola querida! ¿Cómo estás? – (A los besos) - ¿Cómo está tu familia? ¿Qué es de la vida de tu hija mayor?
- ¡Ahh! La nena – contesta la otra – ¡Una maravilla! , no sabés, es Secretaria Ejecutiva de un importante empresario. La lleva de viaje, le compra ropa, alhajas, va a cenar con él a sus reuniones de negocios... ¿Y la tuya?
- Oijet a guite curve (en idish: también una buena p....) – contesta la amiga.

...

La esposa del rabino regresó muy enojada a su casa y encaró al rebe: - Decime una cosa ¿A quien pusiste al frente de la casa de baños rituales? ¡Dejó pasar antes que a mí a la prostituta del pueblo! ¿Qué te parece esto?
- Esta bien mujer... está bien –
- ¿Cómo que está bien?!!!!
- Y ... querida si lo piensas, a ella la esperan todos los hombres del pueblo, a vos en cambio solo te espera el pobre rabino.
...

Después de mucho tiempo regresó el Sr. Max al prostibulo de la calle Junin . La madama al verlo corrió hacia el que había sido muy buen cliente: - ¡Sr. Max! Que sorpresa. Tanto tiempo. ¿Cómo está usted? ¿Qué quiere para hoy?
¿Una rubia, una morocha o una pelirroja?
- Una que tenga mucha paciencia – contesta Max.

...

En un pequeño shtetl había una sola prostituta, y para colmo judía. La protesta se hizo tan grande (Por parte de las damas de la comunidad, por supuesto) que mandaron al rebe a hablar con ella para que se fuera del pueblo.
El rabino aceptó la misión y se dirigió a la casa de la joven. Como pasaban las horas y este no volvía el ayudante va a buscarlo, justo cuando llega sale el rabino y al verlo le dice: - Estuve hablando con esta chica, y en el fondo es una buena persona. Voy a hablar con la comunidad para convencerlos de que la dejen quedarse.
- Esta bien rebe – dice el ayudante – pero le aconsejo que antes de hablarles se abroche la bragueta.

...

Pasa Saúl y la ve a Sara su vecina en el balcón: - Hola Surele ¿Está tu marido en casa? –
- No, hasta la noche no regresa –
- ¿Entonces porque no subo a tu dormitorio y nos divertimos un rato?
-¡Ehhh! ¿ Que te pensás? ¿Que soy una de las curves del pueblo? – Le grita Sara
- ¿Quién habló de pagar? - Le responde Saúl.

...

Un señor mayor entra en un prostibulo de lujo y pregunta:
- ¿La señorita Susana Redchik trabaja aquí?
- Si señor – le contesta la madama - ¿Quién la busca?
- Dígale a la señorita que la busca Mauricio –
Aparece una pelirroja despampanante y le pregunta: -¿Señor, me buscaba a mí?
- Si, tengo algo para usted – y metiendo las mano en el bolsillo saca un fajo de billetes
- Hay señor! Que bien! – dice la joven tomando un billete de 100 dólares con una mano y con la otra la mano de Don Mauricio, lo lleva a una habitación, le saca la ropa, se saca la ropa y tienen su fiesta privada. Cuando terminan el hombre se viste y se despide: - Bueno, hasta mañana. –
- Hasta mañana Maury, no se olvide de venir ehhh – responde la joven.
-
Al otro día regresa Don Mauricio, esta vez con el billete de 100 dólares en la mano y se repite la situación. Y así también el miércoles, jueves y viernes! Cuando de despide antes del comienzo del shabat dice:

- Bueno querida yo me vuelvo a casa, así que hoy fue él ultimo día -
- Que lastima contesta Susana, ¿Y vive lejos?
- En Israel – Le responde el señor
- ¿En Israel? ¿En que lugar?
- En Kfar Saba –
- ¡En Kfar Saba! ¿Y en que calle? – pregunta la joven
- En Yabotinsky 265
- ¡ Pero en el 266 viven mis padres ¡ – exclama la pelirroja –
- ¿Y quien crees que te manda los 500 dólares? – contesta Don Mauricio.

...

Un grupo de empresarios se va de viaje de negocios. Luego de una opípara cena con show incluido se van a un club nocturno que incluía señoritas y habitaciones (Estoy asombrado de los sinónimos elegantes que estoy usando...).
Le toca el turno de elegir acompañante a Don Shloime, hombre mayor, empresario textil.
- Señor – lo consulta el administrador - Aquí tiene unas fotografías ¿Qué tipo de mujer prefiere usted? ¿Rubia, Morocha, Oriental acaso?
- Dígame señor – pregunta Shloime – ¿No tiene una que aparente mas de 50, un poco gordita, teñida de rubia y que hable todo el tiempo?
- ¡Pero señor! Le estoy ofreciendo unas fantásticas, esculturales y muy jóvenes modelos, que no molestan hablando y usted me pide....
- Sabe que pasa señor – contesta Don Shloime – ¡ Hace una semana que estoy fuera de casa y ya extraño a mi Sarita!


....

¡No se olviden de ingresar en la página principal de la sección para mandarme más chistes e historias!
Buscar en Radio Jai
MÁS NOTICIAS
Israel y Medio Oriente
Panorama Mundial
Caso Amia  |  Antisemitismo
Comunidades
TEMAS DE INTERÉS
Editoriales  |  Entrevistas
Cartas de Lectores  |  Más Radio
Artículos  |  Biografías
PARTICIPE
Su opinión nos interesa
Denuncias  |  Escribir al Director
JUDAÍSMO
Calendario Hebreo  |  Recetas
Literatura  |  Tradición
Radio Jai 96.3 Mhz - Valentín Gómez 2950 3º Piso - (54-11) 4862-1443 - jaicom@radiojai.com.ar
Copyright Radio Jai / 2005 - 2009 / Todos los derechos reservados