Radio en Vivo
Nuestra Radio Noticias Participar Temas Judaísmo Música Apoye nuestra tarea Our Radio
Envíe su mensaje a: Seguinos en: Jueves, 17 de Abril de 2014
Frase de sabiduría judía: ''La paciencia es un árbol de raíz muy amarga, pero de frutos muy dulces''.
ANTERIOR SIGUIENTE TODAS Proximamente Proximamente
24/2/2009
Genética
''Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo…''
Las investigaciones genéticas permiten vislumbrar la historia y el futuro del pueblo judío desde una nueva perspectiva.

Por Andrea Szwarc Amsel para Radio Jai
Compartir Seguí Fm Jai en Twitter
Compartir
En la infancia, no todo era más sencillo, pero algunas decisiones eran más simples. Alguien podía gustarnos sólo por ver su sonrisa... A medida que fuimos creciendo, se fue volviendo más complejo, tanto para uno, como para el entorno. Comenzó a pasar, que ya sea en casa o en el grupo de amigos, cuando conocías a alguien, llegaba la trillada pregunta: ¿es judío?

Discusiones familiares, discriminación, aceptación, asimilación: surgían cual titulares de las nuevas charlas a la hora de la cena. O quizá ni se hablaba al respecto, el mayor silencio daba por sentado que un matrimonio mixto jamás sería posible, siendo uno miembro de la comunidad judía.

Pese a lo que ustedes creen entrever en estas frases, el presente artículo no va a tratar acerca de matrimonios mixtos, sino sobre todo lo contrario: las consecuencias de los matrimonios judíos. Porque más allá de elegirlo o no, más allá de la tradición, de la religión o de la cultura, existen otros factores que debemos tener en cuenta.

Un estudio acerca de los genes de los judíos dispersos en el mundo indica que pese a vivir durante siglos separados, se mantuvo una identidad genética común, y el porcentaje de matrimonios mixtos fueron sólo del 0.5% en cada generación. Las comunidades judías desperdigadas a lo largo y ancho de la tierra son más parecidas entre sí que con sus comunidades vecinas de la diáspora.

“A pesar de un largo período de residencia en diferentes países y un aislamiento entre las comunidades, la mayoría de las poblaciones judías, no fueron significativamente diferentes en un nivel genético. Los resultados apoyan la hipótesis que plantea que el gen paterno de comunidades de Europa, el África del Norte y el Medio Oriente descienden de una antigua población común del Medio Oriente, y sugiere que la mayoría de las comunidades han permanecido relativamente aisladas de comunidades vecinas no judías durante y después del exilio” (M. F. Hammer, Proc. National of Academy of Science, 9 de mayo del 2000).

Otro estudio realizado por el Dr. Doron Behar como parte de su tesis doctoral, permitió descubrir que el ADN mitocondrial de unos 3,5 de los 8 millones de judíos ashkenasim en el mundo podía ser rastreado hasta cuatro mujeres que portaban ADN mitocondrial distinto, el mismo era casi ausente en otras poblaciones. Pero los judíos sefaradim también portarían bajas frecuencias de estos tipos de ADN, lo que indicaría un linaje materno común.

Otra investigación sobre antropología genética buscaba descubrir si los cohanim, la familia de sacerdotes encargados del templo, descendientes de Aaron, que se pasa por línea paterna, se habían mantenido desde la época del Sinaí y a través del exilio. También se deseaba saber si ashkenasim y sefaradim compartirían la misma impronta genética. Los resultados indicaron que sí, un 98% compartían marcadores genéticos comunes (también llamados alotipos, ¨pequeñas mutaciones que ocurren en porciones no codificadoras del DNA, no están sujetas a la selección natural y tienden a persistir y transmitirse¨). Los datos en base de variación de las mutaciones nos remiten a la salida de Egipto hace 3300 años: las investigaciones indicarían 106 generaciones o 3180 años, un número casi exacto teniendo en cuenta que las generaciones no son un número fijo sino que se calcula un promedio. Se puede deducir de las investigaciones un alto grado de fidelidad, ya que aún un bajo porcentaje de infidelidad habría alterado drásticamente los resultados.

Lo sorprendente es que se encontró que los integrantes de una tribu sudafricana negra, los Lemba, que comparten costumbres con los judíos, como la circuncisión, y que se asumen como descendientes de Abraham, constan del ¨cromosoma cohen¨, no hay otro grupo no judío que contenga más de un 5% de incidencia del cromosoma.

Como consecuencia de estos avances a nivel genético podemos citar a Inma Pazos de IGENEA, una empresa que se especializa en genealogía ADN: ¨Para analizar el origen judío se debe realizar un test del cromosoma y si este proviene de linea paterna directa (padre, abuelo paterno, bisabuelo paterno...) o un test mitocondrial, si proviene de la línea materna (madre, abuela materna, bisabuela materna...) Un test de ADN puede ayudarle a investigar sus raíces judías. Existen determinados haplogrupos que son indicadores de un origen judío, de manera que es posible confirmar tales conjeturas. Además, hay un determinado perfil de ADN llamado “Haplotipo Modal Cohen”, porque se registra mayoritariamente en el subgrupo judío de los Cohanim. Este haplotipo sería claro indicador de un origen judío. El pueblo judío, empero, no es genéticamente discriminable, con lo que un test de ADN no puede proporcionar una respuesta inequívoca, sino sólo un indicio.¨

El judaísmo se transmite por línea materna, por lo tanto, pese a que un hombre de madre no judía y padre judío, conste de marcadores genéticos por parte del padre, no sería considerado judío por la ley halájica pero sí por la genética, o en el caso de un hijo no judío de acuerdo a la ley halájica (madre no judía y padre judío) si lo sería por la genética heredada a través del padre.

Otro hecho importante ha mencionarse es la existencia de las llamadas ¨enfermedades judías¨. Son desordenes genéticos que se dan más comúnmente en poblaciones de origen judío, que en cualquier otra. Las hay ashkenasíes y sefaradíes. Se deben a dos procesos: el efecto fundador (se encontraban presentes esos genes en los ancestros) y la tendencia genética (refiere al aumento en la frecuencia de estos genes como consecuencia de la probabilidad y a la endogamia en la comunidad). Algunas de estas enfermedades ashkenasíes son: Síndrome de Bloom, Enfermedad de Canavan, Fibrosis Quística, Disautonomía familiar o síndrome de Riley-Day, Anemia de Fanconi, Enfermedad de Gaucher, Distonía de torsión idiopática (DTI) Distonía generalizada, Mucolipidosis IV, Enfermedad de Niemann-Pick, Enfermedad de Tay-Sachs, Deficiencia del Factor XI, Hiperplasia Suprarrenal No-clásica (NCAH), Sordera no Sindrómica, Enfermedad del Almacenamiento del Glucógeno tipo 1a (GSD1a), Enfermedad de la Orina con Olor a Jarabe de Arce (Miel de Maple) (MSUD), enfermedades de predisposición genética: Cáncer de mama y de colon. Sefaradíes: Beta Talasemia o Anemia de Cooley, Fiebre Mediterránea Familiar, Deficiencia de Glucosa-6-Fosfato Deshidrogenada (en inglés G6PD), Glucogenosis de tipo III (Enfermedad de Cori o Enfermedad Forbes).

Es llamativo como suele hablarse de la importancia de las uniones judías, pero poca gente se preocupa por difundir como hacer que las mismas puedan ser uniones más ricas en experiencias positivas y saludables, el conocimiento de estas enfermedades, es clave. Es paradójico que los matrimonios no mixtos ayuden a preservar lo bello de las tradiciones y la cultura judía, pero traigan como consecuencia, la tendencia a ciertas enfermedades. Por suerte, en la actualidad, mediante estudios y tratamientos previos a la concepción, se puede, en algunos casos, prevenir la manifestación de las mismas.

Estar al tanto de la genética de un pueblo, es una nueva forma de conocer su historia. Pese a que nada de esto debe ser utilizado para discriminar ni fuera ni dentro del judaísmo, nos permite saber más acerca del origen del mismo. Una relectura de lo que ocurrió es la oportunidad de abrirse a otros futuros posibles.

Por Andrea Szwarc Amsel para Redacción de Radio Jai.

Buscar en Radio Jai
MÁS NOTICIAS
Israel y Medio Oriente
Panorama Mundial
Caso Amia  |  Antisemitismo
Comunidades
TEMAS DE INTERÉS
Editoriales  |  Entrevistas
Cartas de Lectores  |  Más Radio
Artículos  |  Biografías
PARTICIPE
Su opinión nos interesa
Denuncias  |  Escribir al Director
JUDAÍSMO
Calendario Hebreo  |  Recetas
Literatura  |  Tradición
Radio Jai 96.3 Mhz - Valentín Gómez 2950 3º Piso - (54-11) 4862-1443 - jaicom@radiojai.com.ar
Copyright Radio Jai / 2005 - 2009 / Todos los derechos reservados