Radio en Vivo
Nuestra Radio Noticias Participar Temas Judaísmo Música Apoye nuestra tarea Our Radio
Envíe su mensaje a: Seguinos en: Miércoles, 26 de Noviembre de 2014
Frase de sabiduría judía: ''No es suficiente con estar ocupados...las hormigas también lo están...la cuestión es ¿En qué estamos ocupados?''.
ANTERIOR SIGUIENTE TODAS Proximamente Proximamente
9/11/2006
Opinión
Tzahal en Gaza; 500 metros, 50 años y 5 sentidos sin usar
Desde Israel, Alberto Mazor explica qué las lecciones militares y políticas no han sido aprendidas.
Compartir Seguí Fm Jai en Twitter
Compartir
La reciente intervención israelí en Beit Hanún y demás territorios palestinos en la Franja de Gaza aspiraba a lograr dos objetivos principales: destruir la infraestructura vandálica que posibita la fabricación de cohetes Kassam, junto con sus plataformas de lanzamiento, y debilitar a los grupos terroristas de Hamás y la Yihad Islámica en dichos territorios palestinos. Tales objetivos se pretendieron alcanzar con una acción militar de destrucción sistemática pero selectiva, que entrañase poco riesgo para las fuerzas israelíes y minimizase así su coste político y electoral.
Pero los sangrientos resultados del bombardeo a Beit Hanún, muestran claramente que Israel fracasó en todos estos propósitos.

Varios proyectiles lanzados por la artillería israelí, a 500 metros de distancia del blanco predeterminado, nos volvieron a recordar que la experiencia acumulada por Tzahal, desde hace 50 años, consigue demostrar - de un modo fehaciente - que las guerras asimétricas contra organizaciones terroristas guerrilleras resultan imposibles de ganar y, muy rara vez, se pueden rentabilizar políticamente.

Las operaciones militares israelíes en Gaza evidencian que las lecciones militares y políticas tras la fracasadas experiencias de tantos años, no han sido aprendidas.
Desde el punto de vista militar, el fracaso se ha debido a que la intervención no ha sido ni gradual ni proporcionada, y, sobre todo, se ha realizado generando en las ciudades israelíes de Sderot, Ashkelón y en las poblaciones de la zona, unas expectativas de victoria total que hiciesen políticamente aceptables las víctimas -civiles y militares - que la región y el ejército podrían sufrir. Ello le está acarreando al gobierno israelí un costo politico mayor del que había evaluado inicialmente.

En cuanto al objetivo de minimizar la influencia de los grupos terroristas dentro de la población civil, sin duda la intervención militar israelí ha cambiado la correlación de fuerzas al crear las condiciones para que la comunidad internacional en general, y la Unión Europea en particular, capitalicen el proceso de ayuda a Gaza, vinculando así el futuro político y económico de esta región a la hegemonía Occidental para poder involucrarse en la estabilización política y la reconstrucción económica de dichos territorios.
Pero las acciones israelíes tienen y tendrán efectos estratégicos desestabilizadores que deben también ponderarse, para poder extraer el balance final adecuado.
En primer lugar, las pérdidas humanas - más de 70 civiles muertos en dos semanas, incluyendo varios niños de una misma familia y centenas de heridos - contribuirán a mantener y, tal vez, potenciar la capacidad de movilización de los grupos islámicos más radicales y violentos, lo que significará la acentuación de la espiral terrorista en la región. De hecho, el Hamás ya anunció la rupture de su tregua unilateral declarada oportunamente.

Además, el descrédito alcanzado por Israel en los medios de comunicación y ante la opinión pública internacional, terminará minando la posición diplomática del gobierno de Ehud Olmert, y, a la larga, aumentará la presión de Estados Unidos y la Unión Europea para que el Estado israelí reinicie un proceso de paz, esta vez definitivo.

El último y no menos importante factor negativo derivado de esta acción es la creciente deslegitimación de las instituciones y las leyes que sustentan el orden internacional, como consecuencia de la flagrante y constante violación que practican tanto las fuerzas israelíes como los grupos terroristas palestinos. Ello reducirá las posibilidades y credibilidad de futuros acuerdos regionales y promoverá el recurso a la violencia entre los actores de la zona.

Todavía es prematuro para afirmar que el fracaso militar de Israel en Gaza haya provocado un punto final al proceso de pacificación regional y también lo es para saber si Hamás y Al Fatah tendrán la capacidad de cosechar políticamente el golpe recibido. La situación actual plantea dos escenarios divergentes: que surja un proceso que conduzca a un cese de fuego inmediato y a un acuerdo de paz regional y definitivo - como Camp David tras la guerra de Iom Kipur - o que el estallido de la violencia entre las partes pulverice nuevamente las posibilidades y la credibilidad de futuros acuerdos regionales.

La evolución de los próximos días nos dirá hacia cuál de los dos escenarios nos encaminamos. Hay momentos en la historia en las que cinco sentidos mal empleados desvían los procesos a quinientos metros y producen cincuenta años de sangre y lágrimas.

Alberto Mazor
Buscar en Radio Jai
MÁS NOTICIAS
Israel y Medio Oriente
Panorama Mundial
Caso Amia  |  Antisemitismo
Comunidades
TEMAS DE INTERÉS
Editoriales  |  Entrevistas
Cartas de Lectores  |  Más Radio
Artículos  |  Biografías
PARTICIPE
Su opinión nos interesa
Denuncias  |  Escribir al Director
JUDAÍSMO
Calendario Hebreo  |  Recetas
Literatura  |  Tradición
Radio Jai 96.3 Mhz - Valentín Gómez 2950 3º Piso - (54-11) 4862-1443 - jaicom@radiojai.com.ar
Copyright Radio Jai / 2005 - 2009 / Todos los derechos reservados